II CorreOsa BTT

No sólo se llora de pena, de miedo... También se llora de alegría o para liberar tensión...

Aún sigo pensando en la CorreOsa y me emociono. Y es que mis primeros 48k en BTT con dorsal me van a dejar huella.


No por haber conseguido el tercer puesto (que sí, que como digo subir al podium nos gusta a todos) sino por lo que sufrí para conseguirlo, lo que lloré a la hora de levantarme de los nervios que tenía, lo que lloré en un tramo de subida cuando no podía más y quería continuar, lo que lloré porque tenía tensión acumulada en esa bajada infernal, lo que lloré al ver a mi familia y amigos animando, lo que lloré al entrar en meta de la emoción por haberlo conseguido... Pero llorar no es malo, llorar no es de chicas (que lo tenga en cuenta algún otro, incluso Lolo lloró de emoción), simplemente es una vía que ayuda a liberar sentimientos retenidos.

Tener que decir no a Picos de Europa para animar a Lolo en la Traveserina por una lesión muscular (lo raro es que no le duela ni moleste nada más después de vencer al Dragón galés) nos hizo pensar en pasar un finde más relajados en Santa Cruz del Sil... ¿más qué? Jajajaja 

- Patri, ¿sabes una cosa? El domingo es la CorreOsa, es una marcha de BTT.
- Uuff es que me da miedo, las aglomeraciones en bici me dan pánico (por dentro me picaba el gusanillo). Déjame preguntar a Paqui que conoce parte de la carrera, déjame pensarlo.
- No hay nada que pensar, hoy se cierran inscripciones y no podemos esperar.
- Joe Lolo, es que ya te vale...


¿Finde qué? ¿relajado? Sábado, para soltar piernas antes de la "marcha" 25K senderistas con 1.200m+ haciendo una circular, con Roci y Lolo para conocer el Cornín y el Cornón en el Valle de Sosas, en Laciana. Merecieron la pena.

Domingo. 7am y suena el despertador después de no pegar ojo, nervios y "calorasssso". Primeros lloros

nerviosos.
- No quiero ir, que me da miedo, que yo nunca he hecho eso. Aaayy mamita!
Recogemos a Paqui, me da muchísimos ánimos y me habla para que yo no piense en la carrera.
Dorsal, preparación, pruebo calas (casi a estrenar, ya probaron una caída mía en parado cuatro días antes). Petardazos para quitar el susto y SALIDA!!!!


Foto: Paqui García (Anllares)

Comienzo neutralizado, pero ya veo a los primeros allá, a lo lejos. Yo voy muy tranquila, es falso llano en bajada. Y comienza la primera subida. Me pongo a mi ritmo, mucho desarrollo. Pin pan pin pan... y me veo adelantando gente! Eso me anima. Además, en algún adelantamiento me sale inconscientemente alguna maniobra muy buena.
- Uy, cómo controlo, ¿no? (Pienso, animándome a mí misma). 
Llegamos arriba y comienza la bajada hasta Argayo. Una pasada. Una pista muy ancha, cómoda, con unas vistas increíbles de los Ancares, Valle de  Fornela y Sierra de Gistredo. 

Entre Argayo y Sorbeda un camino muy juguetón donde nos dicen dos voluntarios que tengamos cuidado con los dos saltos.
-¿Saltos? ¿Perdona? Yo no quiero saltar!!! Aaayy que nervios!!!
Prueba superada. En Sorbeda me animo mucho. Me siento como en el Tour de Francia, la gente con cencerros. Continuamos hacia Anllares enfrentando la segunda subida. Primer bucle pasando el tiempo de corte con una hora de margen. Recargamos pilas en el avituallamiento -Mitad de la carrera hecha. A por el resto.-

Salimos del pueblo y comienza la subida a las "faldas" del Miro. La subida eterna, casi 10K, donde también voy adelantando gente (ya me pillarían bajando). Adelanto a una chica, aunque no pienso en qué posición puedo ir, no quiero ponerme nerviosa, pero vamos dejándola muy por detrás.
Primera vez que echo pie a tierra tras una maniobra que por cansancio no pude rectificar. No puedo casi ni caminar, estoy muy cansada, pero no paro. Vuelvo a subir a la bici y repecho duro. Lloro, porque quiero seguir, porque no quiero abandonar, porque quiero luchar... 

Foto: Lolo Díez
Y llegamos a un pequeño descanso que finalmente nos lleva al avituallamiento. Una braña preciosa y muy bien cuidada. Como algo y bebo mucho, recuperando fuerzas con PROZIS. Meto la cabeza en la fuente. Hace mucho calor. 

LA BAJADA
Aquí, si no me adelantaron 40 personas no me adelantó nadie... 
Un camino estrecho, muy técnico (para mí lo era, ya que no entreno BTT, pero los había que bajaban con una soltura espasmosa). Lleno de piedras, troncos y barro. Yo con la bici en la mano. Lloro de nuevo. Me agobian los caminos estrechos, me agobia llevar gente detrás esperando para adelantar y pensar que estorbo, tengo mucha tensión. 
- Patri, no llores que empañas las gafas, tranquila, respira y para abajo.
- Quiero llorar y quiero gritar, quiero liberar ésta tensión!!!
Así durante más de 6K que creí que no acababan nunca. Continúa el descenso y el camino comienza a ser más ancho, me relajo. Ya puedo montar en bici. 
- Por fin puedo respirar tranquila. 

Foto: Manolo Díez

Llegamos a una pista muy cómoda que nos permite apretar y recortar un poco de lo perdido en la bajada. Vemos a Manolo y en la carretera a Lis que nos dan ánimos. Carretera!!!! Y mira que no me gusta, pero lo agradezco. Aquí aprieto más aún adelantando a dos. Creo que ya estamos llegando a meta. Pero la cosa no acaba aquí. Nos desvían nuevamente a un camino y trampa!!! Otro repecho 
-OMG. ¿Pero esto qué es?
Mis patucas dicen no y tengo que bajarme de la bici para subirlo (Lolo y los otros dos ciclistas que iban detrás nuestro también jijiji). Continuamos, veo a mi padre. Me anima a voces en otro repecho. Lloro del esfuerzo (luego me dijo que ahí se bajaron unos cuantos de la bici, lo cual me sigue animando). Y terminamos la carrera por el mismo sitio que el primer bucle, un falso llano que se me atragantó, pero que superé.

Por fin, llego a meta. Lloro al entrar, emoción máxima de haber acabado, de haber superado un reto y más cuando me dicen que soy la tercera mujer. 

Foto: Toño Álvarez
Foto: Lolo Díez

Comida post carrera y entrega de premios, donde pudimos compartir un rato con Merillas (viendo en sus ojos unas ganas tremendas de volverse a poner a #putotope).

Sólo puedo decir gracias a los que me acompañastéis en este reto (mamá, papá, Lis, Manolo, Roci, Paqui). Pero especialmente gracias a Lolo por ir conmigo durante las casi 5h que duró la carrera, con sus 1.500m+.

¿Repetiré experiencia? Quien sabe... Yo lo sé: YES, I CAN!


 PD: Carrera 100% recomendable. Muy buena organización y señalización y los voluntarios entregados al máximo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EagleTrail 2017 (Olympus Marathon)

Cuando veas estrellitas de día piensa que debes parar, comer algo, beber agua, descansar y ¿continuar? A parte de poder compartir un fin...